Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Un año marcado por la virtualidad y el desafío de mantenernos juntos

El 2020 será recordado como el año que la Escuela se trasladó a nuestras casas y nos obligó a cambiar la forma de pensar la educación y las formas de vincularnos.

30 de diciembre de 2020, 16:24.

Un año marcado por la virtualidad y el desafío de mantenernos juntos

Ampliar imagen


A principios de este año nadie hubiera imaginado que palabras como "zoom","meet" o aula virtual se volverían  parte de nuestro vocabulario cotidiano,  ni que  convertiríamos nuestras casas en aula  o espacio de encuentro para reuniones. Sin duda el balance del 2020 tendrá el sello de la virtualidad como eje central y con ella los desafíos de trasladar la Escuela a los hogares.

Ese recorrido implicó aprender nuevas herramientas y formas de trabajo. En el Magisterio se abrieron decenas de aulas virtuales donde docentes y estudiantes debieron aprender a trabajar y vincularse. En otros casos, las clases  se realizaron  utilizando otras plataformas, canales y hasta redes sociales. En cada experiencia la creatividad fue el ingrediente clave  para generar propuestas innovadoras que permitieran conectar con los  intereses de los jóvenes actuales.

En ese desafío también  fue necesario repensar las formas de evaluar y entender que el proceso de cada chico es diferente. Más que nunca, implicó generar acciones para acompañar a cada uno en su trayectoria. Profesores, asesores y preceptores realizaron un trabajo articulado con familia y alumnos para buscar garantizar la adquisición de nuevos conocimientos. Este camino  implicó entender que los ciclos 2020 y  2021 formarán  una unidad dinámica para garantizar el derecho a la educación integral.

De igual manera, las actividades del área administrativa, la biblioteca y todos los sectores de la Escuela tuvieron que buscar las formas de trabajar a distancia para responder a las demandas que exigieron los nuevos tiempos. Misma realidad que atravesaron los proyectos y actividades extraescolares que se trasladaron a la virtualidad. Entre ellos tuvimos que repensar los actos patrios, las celebraciones escolares y todos los encuentros que cada año compartimos en la Escuela. Y así también, con formatos diferentes, continuó  la participación y el compromiso  de estudiante y profesores  en certámenes nacionales y provinciales. Entre ellos Sofía Zárate de 5 COM representó a la Escuela en las-Olimpiadas de Filosofía de la República Argentina (organizadas por la Universidad Nacional de Tucumán), nuestra reciente egresada ganó la instancia provincial y nos representó en la instancia nacional por tercera vez.

Por su parte en el Concurso literario Bioy Casares organizado por  el  Instituto Libre de Segunda Enseñanza dependiente de la UBA :  participaron Frida Díaz de 5to H1, Luciano Rinaudo de 5to H3,  Sofía Zárate de 5 COM, quien recibió una mención por su trabajo. Todos los chicos contaron con el apoyo de la profesora Valeria Gironi.

 Por último, Joaquín Silisqui de 5H2, participó del   Concurso de Cuento Digital organizado por la Fundación Itaú, con el apoyo de la Dirección General de Escuelas en el Plan de Lectura y Escritura,  y la OEI. Con su cuento  “Jueves, el primer día de la semana” , quedó entre los mejores 19 de Cuyo, Categoría “Cuentos Sub- 20” entre 2114 participantes que tuvo el certamen. Joaquín contó con el apoyo de la profesora Ivana Vicchi y del Departamento de Lengua de la Escuela del Magisterio. Ahora resta la segunda instancia, en la que nuevamente se seleccionarán los ganadores entre los tres países participantes: Argentina, Uruguay y Paraguay.  Próximamente, podremos leer los cuentos seleccionados en la Antología Digital que estará disponible en Fundación Itaú Argentina.     

En un año  difícil para muchos estudiantes y sus familias  fue fundamental el trabajo de la Asociación Cooperadora de la Escuela con su  presidente Alejandro Quiroga  y su  tesorera Sandra Alvarado, quienes  acompañaron  con becas para la conectividad, entrega de bolsones de alimentos, mantuvieron los  jardines y espacios verdes de la escuela, entre otras acciones.

Asimismo,  la Asociación Socio Cultural Escuela del Magisterio (ASCEM)  estuvo presente en las actividades organizadas por la Escuela y buscó la forma de  mantener el vínculo con quienes dejaron su  huella en la Escuela y este año cumplieron sus bodas de plata y oro. 

Para cerrar un año tan particular y comenzar a pensar en los desafíos del 2021, la escuela preparo un pequeño vídeo para compartir con su comunidad.